viernes, noviembre 18, 2005

0. Introducción de nuestro estudio

A lo largo de la historia, las sociedades han ido evolucionando paralelamente con los cambios de sus contextos sociales. De este modo podemos hablar de la sociedad industrial, de masas, de consumo, post-industrial, post-moderna… hasta llegar a la actual, la denominada sociedad de la información.

Esta nueva sociedad supone incorporar la adquisición del saber, la información y la experiencia de la comunicación al centro de la vida y la comunidad. Es la era de los ordenadores, de la informática y de las telecomunicaciones. A esto hay que añadir las rápidas transformaciones e innovaciones tecnológicas. La suma de todo ello representa el aumento de las posibilidades de formación e información de las personas, además de cambiar los usos y métodos para adquirirlas. Sin embargo, aún es deseable la sociedad del conocimiento, aquélla basada en la cultura-red que permitiese la domesticación del trabajo y la globalización de la banda ancha, la ciencia y la tecnología.

En el contexto de la sociedad de la información, los medios de comunicación ejercen un papel clave en la vida social. Es un hecho que su influencia crece día tras día, como también su consumo por parte de la población. Vivimos en un entorno mediático en el que la visión del mundo, el acceso a la realidad, el contacto con los demás, la cultura y la educación se realizan y se adquieren, cada vez más, a través de los medios de comunicación.

Por tanto, la educación no puede ignorar ni la comunicación ni los medios; y un instrumento tan poderoso como la comunicación no puede pasarse por alto, ya sea desde un punto de vista negativo o positivo. Es decir, es cierto que puede haber efectos nocivos, como muchos critican, pero también es verdad que se pueden explotar de otro modo. Esto es precisamente el factor que más debe preocupar a los profesionales de la información. Nosotros, como comunicadores, somos responsables de utilizar esta herramienta como bien social. Se trata, en definitiva, de utilizar la comunicación para promover la educación.

La educación en medios se propone como objeto de estudio (teórico y práctico) los medios de comunicación, sus lenguajes, contenidos, tecnologías, usos, efectos y cultura. Esta concepción pedagógica es consecuencia de la transformación que supone que los medios hayan pasado de ser meros instrumentos a convertirse en un espacio central de la experiencia humana y de la vida social. Los medios y en especial la televisión han creado un nuevo tipo de alumno, socializado en un mundo de imágenes e instruido desde y con la mecánica discursiva del audiovisual.
Algunas de las cuestiones centrales que debe plantearse la educación en medios son:
  • La función que cumplen los medios de comunicación desde un punto vista social, institucional y antropológico.
  • El estudio, análisis y conocimiento de los sistemas semióticos de los medios: sus lenguajes, sus gramáticas y pragmáticas.
  • La profundización en los discursos mediáticos como vehículos y motores culturales.
  • El conjunto de saberes, habilidades y competencias relacionadas con los medios y la comunicación.
  • El desarrollo de una conciencia crítica autónoma.
  • El impulso a la expresión libre, a la profundización del derecho, a la información y a la creatividad.

La educación en medios se debe dar, pues, a través de la comunicación interactiva y no de masas, es decir, dejar a un lado la centralización, undireccionalidad y estandarización productiva, para apostar fuertemente por la multidireccionalidad en red y la producción personalizada. Este tipo de aprendizaje racional hace que, por un lado, el concepto de público evolucione al de audiencia; y por otro, que el concepto tradicional de la escuela como “institución destinada al aprendizaje dirigido” quede obsoleta. En la actualidad y con la mirada al futuro, se ha de potenciar el aprendizaje individual y colectivo junto al sostenimiento de los valores críticos para una formación escolar de las habilidades básicas y del saber.

Basándonos en estos planteamientos, nuestro trabajo quiere dar solución al fenómeno del bullying, El bullying, o acoso escolar en las escuelas, se encuentra en la agenda pública actual. Cada vez son más los estudiantes que por diferentes razones se sienten deprimidos y frustrados en el entorno escolar. Atendiendo este problema, queremos proponer una solución para erradicar, o al menos paliar, este fenómeno desde el punto de vista más ético y responsable de la profesión periodística.

Para llevar a cabo este trabajo y obtener un buen resultado es necesario conocer profundamente qué es el bullying y por qué sucede. Nuestro recorrido se iniciará en el estudio del panorama actual a partir de los casos aparecidos en la prensa. De esta forma verificaremos, o no, la importancia del fenómeno. El siguiente paso centrará buena parte de nuestra investigación. Estudiar las causas y consecuencias, los diferentes estudios realizados por profesionales y las medidas que se han tomado hasta la fecha serán algunos de los temas que se trataran. Todo esto nos permitirá el conocimiento necesario para proponer nuestras soluciones y, en definitiva, alcanzar nuestro objetivo: una campaña contra la violencia en las aulas.